CLSK Review: Blues Pills – Blue Pills (2014), su primer LP

Si te sientes atrapado en la música que ya escuchas y quieres escapar para conocer diferentes melodías y voces, te recomendamos este nuevo grupo llamado Blues Pills, quienes acaban...

Si te sientes atrapado en la música que ya escuchas y quieres escapar para conocer diferentes melodías y voces, te recomendamos este nuevo grupo llamado Blues Pills, quienes acaban de lanzar su primer disco homónimo. Bajo el sello de Nuclear Blast y con la producción de Don Alsterberg (el mismo que trabaja con Graveyard), este disco es una grata sorpresa de transformación estilística desde la psicodelia hasta el hard rock, junto a una gran voz femenina teñida de soul.

Todo se inició cuando Zack Anderson en el bajo, Cory Berry en batería y Elin Larsson como vocalista, se reunieron a tocar el 2011 y subieron algunas de sus grabaciones a youtube, teniendo buena aceptación del público, por ende, del mundo discográfico. Más tarde se les une Dorian Sorriaux en la guitarra para emprender un arduo y fructífero camino entre nuevos EP’s y giras para difundir sus trabajos.

A pesar de provenir de distintas partes del mundo (Estados Unidos, Francia y Suecia) y de lo cortas que son sus vidas, logran recoger toda la esencia musical del blues y el rock de los 60’s en cada una de sus canciones, pasando de lo frenético y netamente psicodélico gracias a la energizante guitarra y batería, a lo más melódico del blues de la mano del bajista y la voz.

High Class Woman” es la canción que nos da la bienvenida; radiante y sin dejar espacio para un respiro, te llena de energía y ritmo con un toque primitivo, pero a la vez sensual gracias al solo de guitarra, desplazando la voz para un gran final. Luego es el turno de “Ain’t No Change”, que se asemeja a una conversación de instrumentos hasta que aparece Elin Larsson y toma las riendas del asunto.

LEE TAMBIÉN  Aisles - Hawaii (2016) [CLSK Review]

El tercer track es para “Jupiter”, que como bien lo dice su nombre, es un viaje interplanetario que se inicia con los riffs de Dorian, continúa con una suave voz que va tomando intensidad y culmina con una explosión de sonidos cargados de psicodelia. Es momento de una pausa dentro del disco, “Black Smoke” nos entrega un oasis de calma dentro del acelerado estado anterior, pero no te confíes de su ilusión porque pronto todo se transforma en un ir y venir de ritmos, con un final que abre la posibilidad de una improvisación sobre el escenario.

En la siguiente canción, Blues Pills da un preámbulo de lo que será  su punto más calmo, “River” es la transición entre lo frenético y lo pausado, entre lo dulce y lo ácido provocado por las variaciones de voz ahora es cuando deberían estar ya enamorados de ella. “No Hope Left For Me” es el equilibrio entre fuerza y delicadeza, recordando o haciendo tributo a sus raíces e influencias musicales que estarían orgullosas de escuchar una pieza como esta.

Luego arranca “Devil Man”, donde todos los integrantes demuestran sus capacidades y la complicidad que hay entre ellos, entregando todas sus energías en crear un clímax casi al final de la canción. “Astralplane” viene a corroborar que tienen mucho aún por crear porque es una de las canciones que formó parte de sus primeros EP, es el reflejo de sus inicios y denota la transición que han tenido en poco tiempo.

LEE TAMBIÉN  Alan Parsons Live Project en Chile (2016) – La repetida fórmula del éxito [CLSK Review]

Es turno de un cover, se trata de “Gypsy”, original de Chubby Checker o el popularmente conocido como “Rey del Twist”. Lo bueno de esta versión es que no caen en la mera imitación, sino que son capaces de otorgarle su estilo y carácter propio, lo que siempre se agradece. El último track es para “Little Sun” que llega a armonizar la euforia ya vivida y a normalizar tu “estado”, como si fuese un cierre de transmisiones en el que quedamos a la espera de una próxima función; algo hermoso.

En conclusión, es un trabajo que a estas alturas de la historia, donde a ratos se pierden las esperanzas en la nueva música, es realmente una gran sorpresa saber que hay jóvenes que aún tienen el germen del rock en la sangre. Hasta el momento es uno de los mejores discos que he escuchado este año, junto con el ya comentado de Opeth, sólo espero que les den una oportunidad y dejen fuera los prejuicios de que es puro “jipismo”, además, es lo menos rudo que podrás encontrar en esta página.

Les hago una pequeña pregunta: ¿a cuáles grupos te recuerda?

PD: La carátula del disco es obra de Marijke Koger-Dunham, reconocida por su arte psicodélico en los 60’s.

A continuación te dejamos el disco y el video oficial del primer single.


2 Comentarios en esta nota
  • Gustavo Guzano Mejías
    11 Agosto 2014 at 14:16
    Deja una respuesta

    High Class Woman, me recuerda a lo que es un poco Deep Purple o Led Zeppelin, con un poco más de peso en los acordes y riffs, pasando por una voz multifacética, que me encantaría escuchar interpretando un tema de Aretha Franklin, o quizás algo más “soulesco”. Las voces femeninas en contraste con la “dureza” del rock siempre son una buena mezcla, mezcla precisa como el 70/30 de una buena piscola con 3 hielos en una cálida noche de verano.
    Los espacios que crean dentro del frenesí que implica la intrincada relación entre instrumentos, tonalidades, ritmos y armonías es como sentir crecer las raíces de un árbol. Se entremezclan de tal forma que es difícil diferenciar armonía de melodía y eso no se logra tan “maduramente” en tan poco tiempo. El ácido está presente en todo momento, la idea del “trip” se deja degustar con esa guitarra “rasposa” y la limpia voz de la vocalista, para estallar en los colores que regalan los pasajes más intrépidos del tema; el final es abrupto, como para despertar de un sueño cayéndo de la cama.

    Recuerdo que cuando escuchamos un tema de Blues Pills, en casa de Carolina, fue difícil despegarse del gustito que dejo en el paladar musical…un gustillo de fondo que incita a querer más de ese frenesí musical sesentero desenfrenado, que logran estos chicos, eso y que no podíamos entender bien cuál era el nombre exacto de la banda (lo escuchamos en la Sonar creo), y estuvimos cerca de 5 minutos preguntándonos con caras lelas, “qué dijo?”, “Cómo era que se llamaban?”, creo que inventamos más nombres para futuras bandas psicodélicas antes de dar con el mentado nombre de la banda xD!! PASTILLAS DE BLUES (exclamó alguien dentro de la discusión) y todo fue luz para nuestros oídos.

  • Alugaard
    11 Agosto 2014 at 18:08
    Deja una respuesta

    Estuve esperando este disco desde que encontré sus primeros temas en internet, pero por alguna razón me gustaron mucho más las primeras versiones de Devil Man y Little Sun, siento que en esas primeras versiones existía mucha más pasión y sentimiento en la voz, donde a su vez se destacaba mucho más.

  • Deja una respuesta

    *

    *

    Próximos Eventos

    201725jul21:00Animals as Leaders + OctopusCiclo Santiago Fusión21:00 Teatro Nescafé de las Artes

    20179ago21:00AnathemaThe Optimist South American Tour 201721:00 Teatro Cariola

    201724ago20:00Testament + NileBrotherhood of the Snake Latin American Tour 201720:00 Teatro Caupolicán

    Ver más eventos
    X