CLSK Opinión: Larga Vida al Walkman y a su fiel compañero, el Cassette

Hace unos días me enteré que Sony terminará con la fabricación de Walkman. También fue una sorpresa para mi, porque juraba que, ese reproductor de cassettes y radio, estaba...

Hace unos días me enteré que Sony terminará con la fabricación de Walkman. También fue una sorpresa para mi, porque juraba que, ese reproductor de cassettes y radio, estaba muerto y sepultado, pero no sabía que había resucitado. El punto es que nunca dejó de fabricarse y, si bien ahora otras compañías asiáticas seguirán con su producción, esta declaración es el punto de inicio para la extinción de un viejo amigo.

No somos una página de tecnología, pero esta información trae una serie de recuerdos que quisiera compartir. Sin este juguete, en conjunto con otro ídolo llamado cassette, ninguno de nosotros habría aprendido la importancia de los audífonos. Supongo que no tenemos lectores de esos que usan “las terribles tillas” y escuchan música desde el parlante de su celular sin importar lo que piense el resto.

Si volviera en este momento a la casa de mis viejos, aún podría encontrar mi primer “Personal Stereo”, de marca Kioto (chúpense esa), junto con una colección de cassettes que acumulan más polvo que Peter Rock en una tormenta de arena. Ese “personal” murió sólo porque el conector de los audífonos ya no funcionaba: “cómprese uno nuevo mejor, el arreglo sale muy caro”- me dijeron en ese momento.

Una verdadera pérdida, así que tenía que hacer algo, porque el Walkman cumplía su función a cabalidad- y como lo dice su nombre- te permitía caminar, moverte, desplazarte y colocarle música a tu diario vivir (sé que el Walkman existe de otra manera ahora, pero hablo del primero de todos).

Si en “Alta Fidelidad” dicen que “la música es el soundtrack de nuestras vidas”, el Walkman vino a ser una la orquesta sinfónica portátil. Quizás muchos de ustedes no conciben una vida sin audífonos; yo tampoco, pero muchos de nosotros no los conocimos hasta avanzada un poquito nuestra edad. Entonces la sorpresa era grande y el cambio no era menor: eras libre de escuchar lo que querías, donde querías, y sin molestar a nadie.

Ante la muerte de aquel artefacto que consideraba un verdadero amigo, fue cuando vino una de mis primeras compras importantes, gentileza de una de las grandes tiendas que le daba tarjeta a los universitarios de primer año. No salió del todo económico, pero hace casi 12 años atrás, tener un Walkman Sony con control remoto y autoreverse era toda una novedad para mi; no me alcanzaban las lucas para un Discman y tampoco tenía discos que reproducir.

LEE TAMBIÉN  Marillion - 'F E A R (F*** Everyone and Run)' (2016) [CLSK Review]

Con tamaña adquisición no necesitaba sacar el cassette, ni darlo vuelta; tampoco corría riesgo de que me lo robaran ya que, gracias al control, iba perfectamente guardado en mi mochila. Era toda una joyita para mí, al punto de la obsolescencia, pero fui feliz.

Sé que a muchos de ustedes no les cuadran las fechas, pero a inicios del milenio, cuando todos pensaban que iba a quedar la mansaca con los computadores, el Walkman seguía vivo, por lo menos para escuchar radio.

No soy de los que se demora en adaptarse a la nueva tecnología, pero me quedo con la sensación de que el cambio del cassette al CD, en cuanto a música portátil, no fue muy rápido. De hecho creo que pasé del cassette directo al reproductor de mp3. Al saltarme el Discman me dediqué mucho a escuchar radio, bajando de Internet el tema que escuchaba apenas llegaba a la casa, gentileza de Terralibre.

Mención aparte merece el cassette, otro artefacto bien especial que era el rey en tiempos en que el Mp3 recién se estaba conociendo por estos lados: rebobinarlo con un lápiz Bic era una imagen obligada, el de 90 minutos era un bien escaso y si te comprabas uno con cinta de cromo ya eras de otro nivel. ¿Quién de ustedes no armó una recopilación de canciones haciéndole guardia a la radio hasta que sonara aquella canción que les gustaba? Personalmente dejaba la radio con los botones “REC” y “PAUSE” sólo para soltar el último botón cuando anunciaran la canción. El cassette, queridos lectores, fue el primer momento de libertad que mi generación disfrutó respecto de nuestra música favorita. El Walkman y el cassette nos permitía llevarla a todos lados y escucharla una y otra vez.

Quesaen de tener Estilo

En algunos lugares se podían conseguir cassettes piratas con las carátulas fotocopiadas en blanco y negro. Sin embargo, la copia hecha por uno mismo, era una tarea lenta pero satisfactoria. Era tal el cariño que uno le tomaba a ese cassette, que cuando la cinta se enredaba en el reproductor de turno, hasta a Chuck Norris le corría una lágrima.

LEE TAMBIÉN  SONS OF APOLLO: el nuevo supergrupo que reúne dos ex Dream Theater

Y eso es lo que se ha perdido cuando el cassette y el walkman desaparecieron: cuidábamos incluso el cassette pirata, dándole más valor a la música; ahora da lo mismo, los discos están todos rayados y apilados por ahí, total no cuesta nada hacer una nueva copia. Nunca costaron $100, ni existió una torre de cassettes esperando a ser grabados como pasa con los CDs vírgenes: había que pensarla, ir a la tienda, sacar tus monedas, comprar el cassette, grabar el “disco”, escribir las canciones en la tapa, pegar el papelito con el nombre y salir a caminar ¿Lindo proceso, no? Todo esto cuando el cassette era más que masivo. Hasta la piratería tenía algo de artesanal.

Eran tiempos lentos, donde copiar un disco implicaba horas y horas frente a la radio doble cassettera,  lograr que entraran dos álbumes en un cassette de 90 era toda una hazaña, y celebrar era obligatorio cuando le achuntábamos de una al comienzo de la canción cuando queríamos saltarnos la nos gustaba menos. ¿Next Track? ¿Qué era eso?

Mi colección de cassettes- con a lo más seis originales- es el mejor registro de que todos tuvimos un pasado oscuro. Sí, hay cada cosa grabada ahí, que a veces quisiera olvidar, pero también son el registro de mis inicios en la música que hoy escucho. Imposible no tenerle cariño a esas cintas, por rascas que sean. Por mi parte ellas me vieron crecer y a mí me toco verlas morir.

Prácticamente somos hijos del Walkman. Así que no quede más que decir “descansa en paz, padre del AYPO“.

Si a alguien se le cayó el carnet como a mi, espero sus comentarios.

19 Comentarios en esta nota
  • miguel
    26 Octubre 2010 at 00:32
    Deja una respuesta

    notable columna!
    si, somos hijos del walkman, el primero mio fue un digital panasonic, me lo robaron en la micro con mochila y todo. ja.
    notable recordar la paciencia de hacer las caratulas, y pegar con paciencia oriental el papelito para que quedara derecho.
    antes de eso habia que ir al bio bio a comprar la caja de cassetes maxell a 2 lucas, para despues copiar los cassetes q te pasaban los amigos. asi llegaron los primeros de metallica, criminal, guns n’ roses y tantos otros.
    recuerdo tambien que en radio futuro por alla por el 2000-01 carlos costas tenia un programa como a las 11 de la noche donde daban los discos completisimos y uno ahi al pie del cañon con el “pause” impaciente. asi resistio el fiel personal hasta que el mp3 se impuso con todo y le dio paso al discman.. de ahi me salte el reproductor de mp3 y ahora uso un celular con mp3 donde es cosa de pasar por el usb no mas.
    mientras, aquellos cassetes aun estan en la misma repisa, bueno, la mitad, los originales y los que no estan en mp3, como algunos en vivo. algunos los he rescatado y pasado a mp3, pero el proceso es algo tedioso.

    bueno, felicidades y gracias por el recuerdo.
    saludos!

  • Tweets that mention Opinión: Larga Vida al Walkman y a su fiel compañero, el Cassette | ChileanSkies — Topsy.com
    26 Octubre 2010 at 00:42
    Deja una respuesta

    […] This post was mentioned on Twitter by ChileanSkies.com, Miguel Angel Perez. Miguel Angel Perez said: RT @chileanskies: Blog: Opinión: Larga Vida al Walkman y a su fiel compañero, el Cassette http://bit.ly/dyTV20 // notable! casi llore […]

  • nezah
    26 Octubre 2010 at 00:45
    Deja una respuesta

    epico!

    yo tuve un phillips que venia de regalo con la tele 21” XD

    tnato cariño le tenia (tengo… aun funciona) que le arregle la casettera cuando se cortó la piola, cambie el potenciometro dle volumen (con los conocimientos de electronica de un pendejo de 14 años) comprandole repuestos en san diego…

    y aun funciona po logooooo!! :Apla:

    tanta es la diferencia que mi reproductor de CD portatil murio de la nada.. y el personal sigue aperrando

    mencion para los discos 3 1/2 (A:) … como olvidarlos…
    (disketes csmres!!)

  • cdm
    26 Octubre 2010 at 01:21
    Deja una respuesta

    Jim, en directo desde Fundación Las Rosas

    A decir verdad, yo también tuve un walkman y aún tengo tirados por ahí algunos cassettes, de esos que había que ir a comprar al persa bio-bio o hacerte un mix con temas de la radio, cuando había que estar todo el dia atento hasta que saliera ese tema que querías y apretar al mismo tiempo los botones de REC y PLAY… en fin, buenos recuerdos. quizás qué huea venga después, cuando recordemos con nostalgia esos viejos mp3

  • Charlie
    26 Octubre 2010 at 02:50
    Deja una respuesta

    Uff, qué recuerdos los del Walkman y el casette. El primero que tuve fue a los 8 años y alucinaba. Luego, con hartas peticiones cambié a un Sony, que aperró durante toda mi EM. Pero lo que mejores recuerdos me trae, a parte de la música, era todo el proceso de conseguirme los casettes y de grabarlos. Como vivía en provincia, en un pueblo enterrado (agradable pero muerto en cuanto a radios de mi gusto) debía aprovechar mis viajes a Stgo a ver a mis abuelos y grabar de la radio todo lo que quería, pasaba horas con rec y pause a la espera de lo que quería escuchar y después llegaba a mi pueblo con música disfrutaba y que nadie tenía. En el colegio era lo mejor poder ir caminando con la música que querías escuchar y si no te gustaba una clase, conectarte con tu auricular piolamente y meterte en un mundo aparte. Gran columna.

  • Kari
    26 Octubre 2010 at 09:30
    Deja una respuesta

    Mi primer “personal stereo” lo regale a un niño de mi pasaje
    dudo que aun lo guarde, seria bueno conservarlo.
    La sensacion de libertard es única, eso rescato de todas maneras.
    Quiero seguir leyendote…

  • Max
    26 Octubre 2010 at 10:09
    Deja una respuesta

    Grandes recuerdos me trajo el leer esta columna. Mis viejitos pa’ la pascua nos regalaban todo de a dos, tenemos poca diferencia de edad con mi hermano. Se sacaron la cresta y nos regalaron nuestros primeros Personal Stereo (ni me acuerdo de la marca) y que todavia conservo. Eso se acabó apenas tuve mi primer sueldo y me lo gasté completo en un CD de Lucybell y en mi Discman Sony que recargaba baterias, con adaptadores hasta pa’ cargarlo en el auto (y que todavía conservo). También tuve terralibre pa’ bajar mis primeros temas (me demoraba como 3 dias en bajar un tema de 3 minutos) pero se cumplia el objetivo.

    También conocí los MiniDiscs, que duraron menos que un candy, se mareaban cuando los sobreescribias muchas veces, tanto girar la pelota pa’ cambiar los temas que se echaba a perder, pero que en buenas cuentas, cuando sonaba, sonaba la raja (éste último no lo conservo, y no le tengo ni un cariño como al que le tengo a los primeros que señalé).

    Notable columna maestro!!!

  • davidq
    26 Octubre 2010 at 10:17
    Deja una respuesta

    Gracias por la nota.. casi lloro jaja… “se me calló el carné ufff” tal como lo describes… son muy buenos recuerdos… grabar, hacer la caratula, la “bic” uuff notable… con mis compañeros de colegio (en la basica año 91) gracias al adaptador de doble jack… eramos 4 wnes. escuchando con 1 audifono c/u el black album de METALLICA… eramos lo maximo jaja
    el primero que tuve fue un IRT (creo ya no existe la marca), luego un SONY con panel digital (wuauuu).
    Un gran recuerdo fue con el personal de mi hermana (con grabadora “tecla roja”) (q se la compraron para la clases de la U) fue haber grabado integramente el PULSE de PINK FLOYD, directamente de la radio… no moviendome para evitar la perdida de señal (el tshhhsss)
    Aun conservo mis cassetes originales (la colección completa de Metallica (hasta el LOAD… cuek) y otros piratillas (con caratula a colors)
    bueno notable el report…
    pd: tb me acordé de las bajadas de mp3 a 6 kl por audiogalaxy… como un mes para tener un disco completo…. pero ese es tema aparte…
    saludos

  • Dragonute
    26 Octubre 2010 at 10:36
    Deja una respuesta

    cuando para piratear habia que llenar de papelito o con su scosh los agujeros de la parte de arriba de los cassettes xDDDD

    cuando los primeros mp3 que tube era con el microfono de -en ese tiempo- bacan pc y esperar que dieran el tema en la radio y poner a grabar la cancion con el grabador de sonidos de windows 98 xDD

    cuando no tenias el reproductor de doble lado y psabas un buen rato con el lapiz dandole vuelta al cassette xD

    debo tener montones de -para mi- megacompilatorios por ahi tirados, y la llegada del cdwalkman WOOOOOO, eso ya es otra historia 🙂

  • F. Navea
    26 Octubre 2010 at 10:55
    Deja una respuesta

    “¿Next Track? ¿Qué era eso?”

    NOTABLE WEÓN

  • COTE ANDRADE
    26 Octubre 2010 at 20:52
    Deja una respuesta

    Excelente!!!!!! me trajo muchisimos recuerdos!!!!!

    Comparto 100% el que pareciera que fue del casette directo al MP3…

    Me encanto la columna! Felicitaciones!!

  • Oscar
    27 Octubre 2010 at 12:03
    Deja una respuesta

    Me vino un flashback de memoriabilia pura con este post…

    Recuerdo mis viejas cintas…

    Muchas Gracias por el post!!!

  • Juan Carlos Sepúlveda M.
    28 Octubre 2010 at 11:10
    Deja una respuesta

    Recuerdo cuando se me enredaba la cinta a veces o derechamente se cortaba y partía a pedirle esmalte de uñas a mi vieja o hermana para poder pegarla xD Por lo menos así podía regrabar el cassette y casi no se notaba.

    Aún tengo una caja por ahí con hartos cassettes, mi personal lo perdí a los 12 cuando un amigo de lo ajeno me asaltó camino a casa de mi tío, de ahí me regalaron un discman.

    Buen artículo!

  • the constant warlock
    29 Octubre 2010 at 13:23
    Deja una respuesta

    me encanto la columna, fue una maquina del tiempo para mi *.*
    es reconfortante volver a recordar tiempos tan bellos, y ademas, sentir que uno no es el unico que paso por esos grandes momentos. momentos que fueron eliminados por una vida mas rapida, facil, y demandante de tiempo, que ganas de volver al pasado a veces.

    lo unico q puedo decir es… gracias por hacerme volver al pasado 🙂

  • Javier_electrico
    20 Diciembre 2011 at 13:05
    Deja una respuesta

    scavenger of human sorrow de vuelta a la casa…. weon qué recuerdos…
    aún me acuerdo de haber estado en la sala:
    -wn, prestame un lapiz pasta
    -si, toma
    -puta…y no teni un bic?
    -mmmm, no wn
    -ya filo, CON LA POLERA NOMA

  • CLSK Opinión: El orgullo de ser rockero, y el estereotipo con mala fama | ChileanSkies
    31 Octubre 2013 at 22:14
    Deja una respuesta

    […] el acceso a la música, legal o ilegal, es mucho más fácil que en años anteriores, para muchos, la época en que el cassette y el mano a mano dominaban el acto de compartir música, marcó definitivamente sus vidas. Pero de todas maneras […]

  • CLSK Opinión: ¿Ha llegado la anunciada muerte del CD? | ChileanSkies
    31 Octubre 2013 at 22:15
    Deja una respuesta

    […] debemos enfrentarnos varias veces durante el recorrido de nuestra vida. Algunos de nosotros vimos morir al cassette y por ende al Walkman y asimismo contemplamos la desaparición de los reproductores de CD portátiles, dando paso a los […]

  • CLSK Opinión: Cuando la Radio ya no cumple bien su función | ChileanSkies
    31 Octubre 2013 at 22:15
    Deja una respuesta

    […] qué escuchar radio si al tener gigas y gigas de música y un buen “walkman” el modo aleatorio puede darte mejores ratos que una emisora actual? Asimismo, la radio ha destinado […]

  • CLSK Opinión: Cómo hacer crecer la Colección de Cds sin morir en el Intento | ChileanSkies
    31 Octubre 2013 at 22:16
    Deja una respuesta

    […] Primero, soy de aquellos que nunca se les va a pasar por la mente comprar música online (los gringos caen en esa no más). Me refiero a los formatos digitales que, aunque sean lossless (sin pérdida), no podrán superar la sensación de tener un disco en las manos, librito, artwork y caja incluidas. La gracia de un CD original está en todo lo que acompaña al disco; esas cosas adicionales son el perfecto complemento a los sonidos y muchas veces la representación de lo que estamos por escuchar. Pero la música es fácilmente copiable, y a la misma calidad. Sin ese “empaque”, la música se vuelve fácilmente desechable. ¿Acaso has visto discos piratas cuidados como hueso santo? Por lo general están tirados al lado del equipo o apilados en un tubo de 50 cds. Es tan simple grabar cds que uno nunca le toma cariño como el que le teníamos al cassette. […]

  • Deja una respuesta

    *

    *

    Próximos Eventos

    201721oct21:00Sepultura30 Años21:00 Teatro Cariola

    201722oct19:00Chick Corea & Steve Gadd BandEn Concierto19:00 Teatro Caupolicán

    201725oct21:00AislesShow Íntimo21:00 Sala SCD Bellavista

    Ver más eventos
    X