CLSK Review: Pink Floyd – The Endless River (2014)

Veinte años tuvieron que pasar desde el último lanzamiento de material original de Pink Floyd para que Nick Mason y David Gilmour decidieran poner manos a la obra y publicar lo...

Veinte años tuvieron que pasar desde el último lanzamiento de material original de Pink Floyd para que Nick Mason y David Gilmour decidieran poner manos a la obra y publicar lo que ahora conocemos como The Endless River, trabajo que será el cierre definitivo de la discografía de la agrupación y el disco más importante del año.

The Endless River está compuesto en su mayoría por varios temas cortos que han sido denominados “partes”, los cuales a su vez forman 4 “lados”, cada uno con cierta coherencia dentro de los temas que lo conforman, pero que a veces no es muy evidente. Sólo alguien obstinado podría asegurar que no se nota que son composiciones e improvisaciones descartadas de sesiones de estudio de otro disco, en este caso de The Division Bell, pero de todas formas todas cuentan con esa química entre Rick Wright y David Gilmour que tanto caracterizó a la última etapa de la banda y que para muchos de nosotros es su mayor atractivo.

El Lado 1 abre con “Things Left Unsaid”, que inevitablemente trae a colación aquella larga introducción de “Shine On Your Crazy Diamond”, con Wright estableciendo el tono y la guitarra de Gilmour pintando matices sobre éste. En “It’s What We Do” nos encontramos con Nick Mason y entre los tres construyen una balada que en realidad no es muy llamativa ni aporta mucho, para luego deconstruir todo en “Ebb and Flow”.

El Lado 2 es sin duda alguna lo mejor de este disco, el que se siente más tangible. En “Sum” nos encontramos con toda la genialidad del difunto Wright, con toques New Age que recuerdan a “Welcome To The Machine”, que poco a poco en conjunto con sus compañeros van armando una pieza siniestra y oscura que deriva en el caos de “Skins”, de la mano de los tintes tribales de la batería de Mason“Unsung” sirve como un breve conector con “Anisina”, la mejor canción de todo el disco. Una balada que se complementa en su segunda mitad con el sonido del saxo y que, con el bello solo de guitarra de Gilmour, podría haber sido el cierre perfecto para The Division Bell tras la melancolía de “High Hopes” y una delicia para verla en vivo.

LEE TAMBIÉN  Newen Afrobeat en Lollapalooza Chile 2017 [CLSK Review]

En el Lado 3 nos encontramos con varias canciones cortas unidas algo a la fuerza, sin mucha coherencia entre sí mismas que desembocan en “Allons-Y (1)”, un tema muy dinámico con resabios de “Run Like Hell”, lo mismo que en “Allons-Y (2)”. “Talkin’ Hawkin'” cuenta con un voiceover de Stephen Hawking, y lamentablemente eso es lo único que se podría destacar sobre esta canción.

El Lado 4 parte con “Calling”, que cumple con el mismo esquema introductorio que las secciones anteriores, pero con “Eyes To Pearls” nos sumergimos en un bello trance que crece lentamente para terminar en “Surfacing”, que nos envuelve de la evidente mano de Gilmour. El disco cierra con “Louder Than Words”, su tema más radial y el más conocido hasta el momento, con la estructura típica de una canción vendible y que en realidad es algo flojo y no aporta nada fresco.

LEE TAMBIÉN  Gone is Gone – 'Echolocation' (2017) [CLSK Review]

La versión deluxe de The Endless River trae otras tres pistas adicionales: “TBS9”, “TBS14” y “Nervana”, de los cuales sólo destacaría el último por ser algo más rockero , a diferencia de los dos anteriores que sólo parecen improvisaciones en el estudio.

De alguna forma, al diseccionar el disco y evaluar sus partes de forma individual el resultado es algo disperso, en donde sólo podremos reconocer algunos pasajes más destacables, pero al evaluarlo como un todo el disco funciona como un gran disco de música ambient, un resultado trascendente en el que se entiende la decisión de haber trabajado para convertirlos en el epitafio de la banda en vez de haberlos lanzado como material adicional del boxset de The Division Bell.

The Endless River no es ni más ni menos de lo que prometía ser. Las malas críticas en su mayoría han sido por las altas expectativas que se generaron con la idea de estar ante material inédito de Pink Floyd tras dos décadas estériles, pero si aterrizamos la fuente de todo este trabajo, obtenemos un álbum que dejará satisfechos a muchos y un más que correcto homenaje a la memoria del difunto Richard Wright.

Un comentario
  • Jorge m/
    17 Noviembre 2014 at 13:24
    Deja una respuesta

    Totalmente de acuerdo, gran review estimados CLSK

  • Deja una respuesta

    *

    *

    Próximos Eventos

    20179ago21:00AnathemaThe Optimist South American Tour 201721:00 Teatro Cariola

    201724ago20:00Testament + NileBrotherhood of the Snake Latin American Tour 201720:00 Teatro Caupolicán

    201726ago19:30Mr. Big + Cler Canifru + JAFDefying Gravity Tour 201719:30 Cúpula Multiespacio

    Ver más eventos
    X