Steven Wilson – ‘To The Bone’ (2017) [CLSK Review]

Su carrera como solista continúa con 'To The Bone', por lo que te invitamos a escuchar, leer y comentar al respecto.
Steven Wilson - To The Bone (2017)
Steven Wilson - To The Bone (2017)

Hace ya varios discos atrás que el sonido de Steven Wilson ha ido en transición, desprendiéndose lenta y decididamente de lo que fueron los trabajos anteriores en su etapa solista, pero con la diferencia que no ha perdido ese sello que lo caracteriza. ‘To The Bone’ en particular tuvo un comienzo paulatino porque vino acompañado de algunos singles e incluso videoclips antes del lanzamiento oficial, lo que generó inmediatas reacciones totalitarias entre juicios como “bueno” o “malo”, no dejando espacio para términos medios.

De las once canciones que componen el disco, cada una –a su propia forma y modo– se vincula a las raíces más ochenteras del pop, ese que quedó congelado y que no siguió su lógica en la década de los noventa. Es una vertiente que para él debe ser explorada porque constituye un momento en la historia de la música donde existía una gran resistencia detrás de las melodías con los tintes más descarados y provocativos del pop.

‘To The Bone’ comienza con su canción homónima, una que representa muy bien lo que motiva sonoramente a este disco, porque transita entre lo electrónico, el pop y algunos sonidos que remiten al medio oriente, a desiertos y misterios. El canto de Wilson no tiene comparación anterior, siendo bastante melódico y sin miedo a mostrar su voz tal cual es. Además, no podía faltar ese importante espacio que siempre le ha dejado a lo instrumental, poniendo a prueba la imaginación para lo que vendrá con “Nowhere Now”, segundo corte del disco, y que tiene su video clip filmado en Chile.

Nos encontramos con un oasis dentro del desierto con “Pariah”, un single que más allá de lo sentimental: es una puerta de entrada para quienes quieran tener noción de los últimos trabajos de Wilson, pero con la exclusividad de que Ninet Tayeb es el complemento perfecto en esta ocasión para el dueto, ese mismo que ya conocimos en “Routine”. La delgada voz de Steven combina a la perfección con la robustez y consistencia de la voz de la cantante israelí, algo que también ocurrirá más adelante pero con más esperanza con “Black Tapes”.

Casi como una consecución de temas dedicados a la contingencia política global, “The Same Asylum As Before” y “Refuge” se instalan con la fuerza de la guitarra eléctrica y el poder de sus palabras, acercando su música a temáticas que son más reales y terrenales, pero que no pierden el nivel de emocionalidad al que estamos acostumbrados. Vienen a mostrar otra faceta de Wilson, porque se transforman en tangibles aquellas cosas que antes eran una metáfora en sus canciones.

LEE TAMBIÉN  Elige los "Conciertos del Año 2016": Tenemos 10 alternativas, separadas en dos categorías [Terminado]

Los dos temas que representan la dimensión más reveladora de ‘To The Bone’ son “Permanating” y “Song Of I”, ambas como referentes vinculados al pop, donde las notas se transforman en una animosa y contagiosa melodía. La gracia está en lograr dejar al margen todos los prejuicios a los que se puede enfrentar un músico y aventurarse en crear –sin temor– dos piezas que parecen ajenas a su producción habitual -la primera en mucho mayor medida-, pero que se llenan de sentido cuando vemos que detrás de ellas hay todo un referente y mundo por conocer. Los juicios sobre si el pop le queda bien o no, ya van por cuenta de cada uno. Y si de pop hablamos, “Peaplo Who Eats Darkness” sigue la misma línea, pero en el espectro sonoro del rock mucho más radial, pero sin olvidar la esencia del británico.

Dentro del disco destacamos “Detonation”, con la que vuelve a las canciones de larga duración, con distintos vaivenes entre ella y que es más bien instrumental, apoyándose en todos los instrumentos para formar una gran comunión de sonidos. Este tema nos recuerda el origen, la transición y la actualidad de Steven Wilson en una sola canción, actuando casi como un portal que une canciones de su discografía con este último trabajo, reuniendo lo mejor de todos esos mundos posibles.

LEE TAMBIÉN  Black Sabbath en Chile (2016) – El último encuentro con los monarcas del infierno [CLSK Review]

Por último, “Song of Unborn” es un tema reconocible y que fácilmente podría haber sido parte del exitoso Hand.Cannot.Erase (2015), en el cual el artista afirma musicalmente de una otra manera que ‘To The Bone’ era un desafío que debía enfrentar, pero sentenciando a la vez que no ha olvidado el recorrido que ha tenido su carrera, tal vez haciendo un ejercicio empático con los fanáticos menos dispuestos a aceptar su último trabajo.

To The Bone como el inicio de una nueva etapa

Durante el proceso de lanzamiento –o post lanzamiento– hay que destacar que él mismo se dedicó a complementar ‘To The Bone’ con entrevistas, escritos y playlist, lo que antes no sucedía, es más, era normal sentir que sus trabajos estaban rodeados por una cuota de enigma e incluso de conjetura al respecto. Ese tiempo del Wilson oculto ya ha quedado atrás, o por lo menos no existe hoy.

Sin duda este es un disco que no va a pasar inadvertido en su historia, porque la evolución natural de las cosas nos sorprendió y nos reafirmó que en creatividad este músico aún tiene de sobra, demostrando con madurez y seguridad algo que antes era impensado. Reinventarse o querer mostrarse tal cuál es, siempre será bienvenido porque su fluidez creativa ha alcanzado un alto nivel, se alejó de su zona de confort, se transparentaron las ideas y se lograron piezas realmente hermosas, tanto auditiva como visualmente.

Los invitamos a escucharlo, dejar sus opiniones, comentarios o lo que quieran sobre ‘To The Bone’, un disco que conllevó harto trabajo y a la vez, hartas repercusiones.

Sin Comentarios

Deja una respuesta

*

*

Próximos Eventos

201721oct19:00VenomSouth America Tour 201719:00 Teatro Teletón

201721oct21:00Sepultura30 Años21:00 Teatro Cariola

201722oct19:00Chick Corea & Steve Gadd BandEn Concierto19:00 Teatro Caupolicán

Ver más eventos
X