CLSK Opinión: Las barras bravas en la música y la ceguera de los fanáticos

Es de lo mas habitual que uno sienta predilección por una banda, ya sea por razones de profundización académica, influencias familiares, admiración de la destreza interpretativa de ciertos instrumentos,...
BOXERS FANS ROCK METAL CLSK

Es de lo mas habitual que uno sienta predilección por una banda, ya sea por razones de profundización académica, influencias familiares, admiración de la destreza interpretativa de ciertos instrumentos, o por simple y lícita “cosa de gustos”, entre otras variables que pueda haber. Nada hay de raro en eso porque es algo espontáneo. Sin embargo, lo que también se da, y con tanta naturalidad como lo anterior es el rechazo que podemos tener para ciertas agrupaciones por razones tan respetables como las mencionadas.

Dentro de esta habitual dinámica de gustos y disgustos, resulta un tanto curioso cuando observamos en diversas redes sociales, en foros, o en comentarios en Youtube, el modo en que se refieren los admiradores de alguna agrupación hacia los conjuntos que no les son de su agrado o a quienes expresan su aprecio por tales bandas. Y no podemos decir que son comentarios aislados, resulta recurrente leer interminables “discusiones” con un marcado sesgo que jamás busca ahondar en una conversación que realmente haga crecer el ideario en torno a la música Rock (que es lo que nos ocupa, porque cabe consignar que los pugilatos abarcan todos los estilos).

¿Por qué se dará esto? ¿Será que muy pocos tienen un real deseo de dialogar? ¿Hay acaso un gusto de simplemente basurear algo por el solo hecho de hacerlo? Es hasta cierto punto, lamentable. No queremos, sin embargo, ponernos graves o represivos en lo que respecta al legítimo derecho de expresarse que puede tener el sujeto virtual, el usuario de la web. Lo que sí queremos, es hacernos cargo de una honesta curiosidad que nos surge.

LEE TAMBIÉN  Al público poco le interesa [CLSK Opinión]

El escenario resulta un tanto penoso a fin de cuentas. Muchas veces, los participantes de los mencionados foros, se asemejan a hinchas irracionales defendiendo la “camiseta musical” de sus amores al puro estilo de las barras bravas en el fútbol. Se llega incluso a situaciones francamente ridículas en que se cae en un diálogo de sordos en los que nadie escucha/lee a nadie y solo se limitan los comentaristas a lanzar frases de adoración a sus ídolos musicales, colocándolos en una especie de Olimpo absurdo, llenos de conocimientos y virtudes no solo musicales sino también extra musicales que los elevan a categoría de dioses portadores de la sabiduría y la verdad, junto a frases poco elegantes en las que se enloda incansablemente a las bandas que no les gustan, entrando en interminables rounds con los seguidores de las otras agrupaciones donde poco se deja observar una real intención de conversar sobre música, de hacer algún análisis de lo que escuchamos y el por qué lo preferimos, de si acaso hay o no puntos de contacto entre bandas “rivales”.

Mas absurdo se puede tornar aún si nos ponemos a pensar si efectivamente a los héroes musicales aludidos les interesará realmente las disputas entre quienes escuchan su música. Obviamente es muy poco probable que esto suceda, pero no hay que ser demasiado inteligente para saberlo o al menos suponerlo.

LEE TAMBIÉN  Al público poco le interesa [CLSK Opinión]

Tal vez esta situación se da por una necesidad de consolidación que el sujeto virtual, tiene y que en la explicitación textual de su fanatismo obtiene una identidad desde la cual se sitúa y forja una personalidad/estilo musical que pide para su consumación, manifestar ardientemente, visceralmente, el desprecio a las bandas que le son contrarias a su gusto que se ha elevado a la categoría de principio vital. Desde allí, despojado de sus elementos de la “vida real”, con la valentía que mágicamente le surge en el mundo virtual, se transforma en un ferviente adversario de todo lo que se le coloque delante y que tienda a ganar importancia sobre sus pareceres.

Pero toda regla tiene su excepción, y desde el interior de esas mediocres contiendas aparecen, hay que decirlo, muy a lo lejos, voces que proponen un diálogo creativo, voces que no pretenden aniquilar a nadie ni basurear ningún grupo musical o fanático y que se regocijan en el placer que la música les brinda, y que son capaces de agrupar conceptos y que hacen de la crítica un motor que empuja a la música hacia una permanente evolución. Es ahí donde debemos apuntar para hacer que nuestro arte salga victorioso.

¿Para tí tienen sentido las discusiones sin argumentos y la mentalidad cerrada de la gran mayoría?
¿Hay alguna pelea entre fanáticos que quieras traer a colación? Como siempre, esperamos tus opiniones.

5 Comentarios en esta nota
  • capo!
    22 Diciembre 2014 at 13:52
    Deja una respuesta

    en mis años de joven thrasher existían los del otro lado: los jipis hediondos a pescado. En tu grupo interno era casi imposible destacar trabajos como el The Dark Side of the Moon de Pink Floyd sin ser mirado como un traidor del glorioso Metal.
    Esa dicotomía imposible para un metalero de tomo y lomo, termino para mi el día que vi, por televisión, bajar a Fito Paez del aeropuerto de Santiago con una polera de Iron Maiden..

  • Marcelo Gormaz
    22 Diciembre 2014 at 14:30
    Deja una respuesta

    Desde la filosofía, estás describiendo perfectamente la definición de “fanático”.

    Cuando irrumpió el Jazz Moderno en Santiago de Chile, el desaparecido Club de Jazz de Macul se dividió entre los “Clásicos” y los “Modernos”.

    Cuando el saxofonista Ornette Coleman saltó a escena a fines de los 50´s fue casi excomulgado por tocar algo incomprensible: estaba naciendo el “Free Jazz”.

    No hay capacidad de dialogar entre tribus urbanas, menos habrá entre naciones que no aceptan la música de Wagner por ejemplo. Cito noticia de los intentos de Daniel Barenboim (http://www.rebelion.org/hemeroteca/sociales/barenboim250401.htm)

    El resto es……….ignorancia.

  • Jebu Solo Por Hoy
    15 Enero 2015 at 13:37
    Deja una respuesta

    los culpables de que muchas veces las bandas no evolucionen y generar nichos innecesarios y elitistas.

  • naxo_lxdxa
    1 Marzo 2015 at 23:36
    Deja una respuesta

    con esto se me vino al tiro a la mente el review de ustedes de dream del año pasado, todos reventandolos solo por ser sinceros , esa wea de ponerlos a todos en un pedestal puta que es cargante wn

  • Jack Luminous
    6 Marzo 2017 at 12:08
    Deja una respuesta

    El fanático en general adopta un modo de vida acorde a su fanatismo, en el que defender ese modo es tan importante como denigrar todo lo que sienta contrapuesto. He ahí el porqué discutir con un fanático es tan inútil, porque uno sabe de ante mano lo que le van a responder. Es como empezar un juego de ajedrez que se sabe va a terminar con el tablero dado vuelta y las piezas volando. Cuestionar los gustos del fanático es cuestionarlo a él, por eso es conveniente contar hasta 10 y ver si uno realmente quiere o no entrar a esa pelea en barro. Como dicen por ahí, los amigos los elige uno, los enemigos también.

  • Deja una respuesta

    *

    *

    Próximos Eventos

    20174jun20:30Russell AllenRussell Allen en Chile 201720:30 Club Amanda

    20179jun21:00Steve VaiPassion and Warfare 25th Anniversary Tour21:00 Teatro Cariola

    201716jun21:00The Neal Morse BandThe Road Called Home Tour 201721:00 Teatro Teletón

    Ver más eventos
    X